SOBRE LA CONSTANTE PONDERADA DE DAVENPORT